Quantcast
 
 
       
 
 
 
 

 

 

 
 
 
Observación de aves pelágicas en el ámbito de la Corriente de Humboldt (2005)
Gunnar Engblom
Kolibri Expeditions
www.kolibriexpeditions.com


La corriente de Humboldt, que fluye en dirección norte a lo largo de la costa peruana, aporta aguas frías ricas en nutrientes provenientes de la Antártida que ascienden a la superficie en el borde de la plataforma continental, creando la región marina más rica del mundo. Esta alta productividad se refleja en la abundante vida marina existente; siendo la pesca de la anchoveta y la extracción de guano de las islas costeras los mejores ejemplos conocidos de la explotación de recursos por parte del hombre. La abundancia de plancton y de peces ofrece gran cantidad de alimento para muchas aves marinas de la región, incluyendo algunas especies endémicas de la Corriente de Humboldt. Aunque varias de estas especies se pueden avistar desde la orilla o visitando las islas del litoral, tales como las Islas Ballestas cerca de Paracas, lugar donde se reproducen diversas especies, es mediante un viaje pelágico donde se puede apreciar una gama más amplia de especies y un mayor número de aves.

Con excepción de los estudios anteriores realizados por Murphy en la década de los treinta y las pocas observaciones más recientes realizadas por los ya desaparecidos Ted Parker y Robin Hughes, históricamente las aves marinas del Perú han recibido poca atención. No obstante, es recién a partir del año 2000 que se cuenta con verdaderos viajes pelágicos para que los visitantes dedicados a la observación de aves puedan tener acceso a estas fascinantes aguas y conocer a muchas de estas aves marinas. Actualmente los viajes pelágicos se coordinan normalmente desde Lima y también pueden realizarse gestiones fácilmente desde Paracas, Ica, y Pimentel, Lambayeque. Los resultados de los primeros viajes pelágicos han sido sorprendentes y el mar peruano se está haciendo conocido rápidamente como el punto clave a nivel mundial para la observación de aves pelágicas.

Las especies que se pueden ver incluyen varias que existen sólo en las aguas de la Corriente de Humboldt, cerca de las costas de Perú y de Chile: cuatro especies que se reproducen en las Islas Galápagos y viajan hacia aguas peruanas para alimentarse, especies que se reproducen en la zona suroeste del Pacífico cerca de Australia y Nueva Zelanda y que aparecen estacionalmente cerca de las costas de América del Sur, especies de las islas subantárticas y antárticas y especies que se reproducen en el hemisferio norte y migran al sur hacia aguas peruanas. La combinación de estos grupos de aves crea una impresionante comunidad de aves pelágicas que se congregan en gran número, ofreciendo un extraordinario espectáculo al observador de aves que visita la zona.

Aves marinas endémicas de la Corriente de Humboldt

  • Pingüino de Humboldt Spheniscus
    humboldtii
  • Golondrina de Mar de Markham Oceanodroma markhami
  • Golondrina de Mar Acollarada Oceanodroma hornbyi
  • Potoyunco Peruano Pelecanoides garnotii
  • Pelícano Pardo Pelecanus occidentalis
  • Piquero Peruano Sula variegata
  • Cormorán Guanay Phalacrocorax
    bougainvillii
  • Cormorán de Patas Rojas Phalacrocorax gaimardi
  • Gaviota Gris Larus modestus
  • Gaviota Peruana Larus belcheri
  • Gaviotín Zarcillo Larosterna inca

Especies endémicas de las Islas Galápagos / Corriente de Humboldt

  • Albatros de las Galápagos Phoebastria irrorata
  • Petrel de las Galápagos Pterodroma phaeopygia
  • Golondrina de Mar Chica Oceanites gracilis
  • Gaviota Tijereta Creagrus furcatus

La plataforma continental, donde el lecho marino de las aguas costeras relativamente poco profundas cae abruptamente hasta alcanzar profundidades de alrededor de 1,500 m, constituye el lugar donde se encuentra la mayor concentración de aves. La plataforma continental se encuentra relativamente cerca de la costa peruana; la distancia exacta varía a lo largo de la costa, aunque la distancia promedio es de 35 millas náuticas desde el puerto en el caso de Lima.Debido a que la actividad de las aves alcanza su punto máximo durante la mañana, se recomienda salir temprano para llegar a estas aguas mientras aún haya un buen nivel de actividad. Normalmente las salidas son al amanecer.

Al salir del puerto se puede esperar ver Gaviotas Peruanas y Gaviotas Dominicanas, Cormoranes Neotropicales y, según la estación, Gaviotines Elegantes, Gaviotines Comunes, Gaviotines Patinegros y Gaviotines Sudamericanos. Las rocas y las islas cercanas a la orilla albergan Zarapitos Trinadores, Vuelvepiedras Rojizos y Chorlos de Rompientes durante el invierno boreal y, desde mayo hasta noviembre, se pueden avistar Gaviotas Grises en tierra u holgazaneando en el mar. En los islotes rocosos también hay oportunidad de ver al Cormorán Patirrojo y a la más marina de todas las aves paseriformes, el Churrete Marisquero. Las aguas costeras son el dominio del Piquero Peruano, el Pelícano Peruano, el Cormorán Guanay y el Gaviotín Zarcillo, aunque aquí también se encuentran las primeras Golondrinas de Mar de Wilson y de pronto se hace común el paso de bandadas de Pardelas Oscuras alrededor del bote. La presencia de algunas especies de Pardelas y Golondrinas de mar es más reducida y es usual que unos ojos atentos se encuentren pronto con Pardelas de Patas Rosadas. Las aguas costeras también son buenas para los Pingüinos de Humboldt y el Potoyunco Peruano, dos de las muchas especies amenazadas en el mundo, y cuya población ha disminuido considerablemente debido a la destrucción del hábitat de las islas donde se reproducen, su persecución y el agotamiento de los recursos alimenticios a causa de la pesca indiscriminada.

La actividad disminuye al alejarse de la orilla hasta llegar a la plataforma continental, donde la actividad se torna otra vez más intensa con la presencia de una gran cantidad de Golondrinas de Mar de Wilson, Golondrinas de Mar Chicas y Petreles de Mentón Blanco y la frecuente aparición de Petreles Damero y Albatros de las Galápagos en menor cantidad. Si se busca a través de las bandadas y se ofrece carnadas, por lo general se obtiene como recompensa Golondrinas de Mar de Markham, Golondrinas de Mar Danzarinas y Golondrinas de Mar Acollaradas, y, durante el verano austral, es común ver a la Golondrina de Mar Negra. Los Petreles de Westland se buscarán entre los Petreles de Mentón Blanco y con suerte se puede avistar al Petrel Plateado, al Petrel Gigante Común, al Petrel Gigante Oscuro y al Petrel de Cook. Mediante una exploración más cuidadosa se podrán ver algunas Gaviotas Tijeretas descansando en el mar, las únicas gaviotas nocturnas del mundo que raramente vuelan de día.

Durante la estación de invierno en el norte, estas aguas reciben la visita de tres salteadores migradores (el Salteador Pomarino, el Salteador Parásito y el Salteador de Cola larga), Gaviotas de Sabine, Faláropos de Pico Grueso y Faláropos de Pico Fino. Durante el invierno austral se encuentran Salteadores Chilenos y Salteadores del Polo Sur; el Salteador Pardo ha sido visto, pero aún no ha sido captado por las cámaras. De junio a setiembre se puede esperar ver una variedad de otras especies de albatros, siendo frecuente la presencia del Albatros de Ceja Negra, el Albatros de Cabeza Gris y el Albatros de Salvin, aunque es posible ver varias especies de otro tipo.

Es muy posible encontrar muchas otras especies en aguas peruanas y es seguro que se encontrarán más en los próximos años, a medida que más observadores de aves emprendan viajes pelágicos.

Los viajes también registraron la presencia de un gran número de leones marinos y el avistamiento frecuente de cetáceos, siendo los más habituales el delfín común, el delfín oscuro y el delfín nariz de botella, aunque también se han visto grandes ballenas tales como la ballena azul, la ballena jorobada, la ballena Sei, la ballena de aleta dorsal y la ballena de Bryde, y es posible que se haya pasado por alto a varios cetáceos menos comunes.

A diferencia de otros puntos claves pelágicos, el mar de Lima está siempre en relativa calma y es poco común marearse. Generalmente, en el área no hace mucho viento y, en consecuencia presenta un oleaje suave y continuo en vez de olas agitadas. La mayoría de personas no tiene problemas si come bien (un estómago lleno es menos propenso a enfermarse) y evita oler la cubeta de las carnadas.

Un viaje pelágico para contemplar aves es el complemento perfecto de la observación de aves en tierra firme peruana, lo que le permitirá encontrar una nueva colección de especies, incluidas todas aquellas que son endémicas de la Corriente de Humboldt.


 
   

 

Todos los derechos reservadoss 2004 - 2005. Sitio web elaborado por la Comisión de Promoción del Perú para la Exportación y el Turismo - PromPerú.
Es necesario contar con el plug-in Macromedia Flash Player 6