Quantcast
 
 
       
 
 
 
 

 

 

 
 
 
Las aves de las islas del Amazonas (2005)
José Álvarez Alonso
 
De acuerdo con Clements & Shany (“A Guide to the Birds of Peru”, 2001), el Perú ocuparía el primer lugar en el mundo en especies de aves, con más de 1,800. Según los expertos, esta extraordinaria diversidad se debe especialmente a la gran diversidad de ecosistemas, asociados con la gran variabilidad de suelos de distinto origen, textura, edad, drenaje, estado de meteorización, y contenido de nutrientes, derivada a su vez de la erosión de la cordillera de los Andes.

Río Amazonas / Archivo PromPerú



El área de Iquitos, en la selva baja norperuana, es especialmente rica en especies de plantas y animales, incluyendo aves. Según los datos del Dr. Haven Wiley, Profesor de la Universidad de North Carolina, quien ha compilado todos los registros de aves colectadas, vistas o grabadas por numerosos científicos que han visitado la región en los últimos 150 años, en los alrededores de la ciudad de Iquitos, aquí se encuentra la meca de la diversidad ornitológica mundial: más de 800 especies de aves, una de cada 12 especies de las aves del mundo, puede ser observada en esta zona. Debemos tener en cuenta que se trata de una sola provincia biogeográfica, de bosques húmedos tropicales de tierras bajas, con hábitats que están entre los 110 y los 150 m sobre el nivel del mar.

La coexistencia de tan diversa comunidad de aves se debe probablemente a la gran diversidad de hábitats existentes en esta área. Así, hay grupos de aves especializadas asociadas con distintos tipos de bosques y otras formaciones vegetales que crecen sobre suelos de distinto tipo y con diferentes condiciones de drenaje, como bosques de tierra firme sobre suelos pobres, entre los que destacan los que crecen sobre arena blanca, bosques sobre suelos no inundables más ricos, bosques inundables por aguas blancas o varzea, bosques inundables por aguas negras o igapó, diferentes formaciones vegetales asociadas con islas fluviales, pantanos de palmeras, pantanos herbáceos, pantanos arbustivos, bosques con predominio de bambú, y varios más.

Ya en un estudio pionero publicado en 1983, J. V. Remsen y T. A. Parker (Biotropica 15(3): 223-231) mostraron que las aves asociadas con los hábitats creados por los ríos representan hasta un 15% de la avifauna total de la Amazonía. Nada menos que 169 especies (a las que se suman algunas más descritas con posterioridad a este estudio) están asociadas con los hábitats creados por ríos. Una fracción de estas especies (un poco menos del 5%) también se asocia con bosques secundarios creados por el hombre. Esta cantidad supera con mucho a la avifauna asociada con hábitats ribereños en otros ríos de caudal similar, como el Mississipi o el Nilo.

Entre las comunidades de aves asociadas con un hábitat particular destacan las de las islas fluviales.

Las aves de las islas fluviales de la Amazonía

En las islas y bosques transicionales que abundan en las riberas del Amazonas y sus afluentes de aguas blancas más importantes (Ucayali, Marañón, Napo y Pastaza, especialmente) es fácil observar numerosas especies de aves asociadas con estos hábitats y que no se encuentran en cuencas de ríos amazónicos más pequeños. Los ríos “de aguas blancas” son aquéllos que, a diferencia de los que tienen su origen en el mismo llano amazónico, tienen sus nacientes en la cordillera de los Andes. Sus aguas contienen grandes cantidades de materiales inorgánicos en suspensión, los que son depositados durante las crecientes en islas y orillas de la llanura de inundación, dando origen a uno de los ecosistemas más productivos de Sudamérica.

Estas islas tienen una vida relativamente efímera, pues son alteradas o erosionadas por el río que siempre cambia. Normalmente crecen en la parte inferior y en las partes convexas de las curvas del río, dando origen a una sucesión vegetal sumamente diversa, y merman en la parte superior y en la parte cóncava de las curvas del río, donde choca la corriente y donde la vegetación es más antigua y desarrollada. Las aves son, por lo tanto, sumamente móviles, colonizando constantemente nuevas islas formadas por el río y cambiando de lugar en las islas según como la vegetación evoluciona de los primeros estadios de regeneración a fases de bosques más maduros.

G. H. Rosenberg (The Condor 92: 427-443, 1990) mostró que más de 230 especies habitan en las islas del Amazonas occidental y sus tributarios más grandes. De ellas, 19 parecen estar restringidas a hábitats encontrados casi exclusivamente en islas (ver cuadro). El resto de las especies pueden ser encontradas en hábitats ribereños y otros tipos de bosques, especialmente los inundables. Este autor encontró que la densidad de muchas de estas aves en los hábitats de islas, que llega hasta las 160 aves/ha, supera en un orden de magnitud a la densidad reportada para hábitats boscosos en el Neotrópico. Esta alta densidad se debe en parte a la extrema especialización por microhábitat de muchas especies.

La mayoría de estas aves se segrega de acuerdo a la estructura de las formaciones vegetales asociadas con las islas, que están relacionadas con la edad de los sedimentos y las condiciones de drenaje. Esto debe ser tenido en cuenta por los observadores de aves, pues especies observadas en una sección de una isla en una visita pueden haber desaparecido al cabo de unos meses, a medida que avanza la sucesión de vegetación, y se hace necesario encontrar nuevas áreas en la etapa propicia del desarrollo sucesorio para localizar las especies.

En el siguiente cuadro (Aves del Ecosistema de Islas) se enumeran las especies de aves asociadas con los ecosistemas de islas. En la columna de la derecha se indican los microhábitats con los que están más frecuentemente asociadas. Esto no quiere decir que no puedan ser observadas ocasionalmente en otros hábitats debido a la enorme variabilidad y mosaicismo de la vegetación que se observa en las islas. Aquí mencionaremos tanto a las “especialidades”, o aves que viven exclusivamente en los hábitats de las islas, como a las también asociadas con bosques transicionales de las orillas de los grandes ríos de aguas blancas, que son raras en otros lugares. Los hábitats enumerados más adelante se refieren, por tanto, a ambos ecosistemas. Ver también:
Otras especialidades de los bosques inundables del área de Iquitos


 
   

 

Todos los derechos reservadoss 2004 - 2005. Sitio web elaborado por la Comisión de Promoción del Perú para la Exportación y el Turismo - PromPerú.
Es necesario contar con el plug-in Macromedia Flash Player 6